Robot Emilio (1997)

Si hubo un juguete deseado en las Navidades de 1997, ese fue el robot Emilio.

El robot Emilio fue creado por la omnipresente empresa italiana Giochi Preziosi y distribuido en España por Bizak. Emilio o en su nombre original [E.M.I.G.L.I.O] son las siglas de [E] lectronic [M] echanical [I] ndustrial [G] enerated for [L] ogical [I] nfiltration and [O] bservation. ¡Chúpate esa, Pixar! Antes de WALL•E y EVA ya teníamos a Emilio para observar el comportamiento terrestre… aunque nosotros lo usáramos de mayordomo personal.

Y es que aunque en la caja rezara eso de «tu robot amigo», el pobre Emilio estaba destinado a la servidumbre. Su funcionalidad se basaba en pasearse con una bandeja en su mano, gastar bromas gracias a sus 3 modos de voz y sonreír eternamente.

Aunque como ya he dicho, pocos fuimos los que lo vimos de cerca, ya que en el año de su lanzamiento costaba nada más y nada menos que ¡17.995 pesetas! (ofertas aparte). Para que os hagáis una idea, ese año la Sega Saturn valía 19.995 pesetas. Cuando investigué acerca de él, descubrí que Emilio no es el único en su especie. De Emilios o Emiglios existen: una variable más, que se controla con un mando parecido al de una videoconsola; una versión con rayo láser (gulp!); y un hermano pequeño llamado Emilito. Pero eso no es todo.


En el año 2017 Giochi Preziosi lanzó una versión renovada de Emilio donde se descubre que ¡viene del espacio! Y es que parece que mientras su nave surcaba la vía láctea rumbo a la Escuela Robótica Intergaláctica situada en el planeta Amiko 6, un error les hizo eyectar yendo a parar a nuestro planeta Tierra.

¡Y nosotros esclavizándolos!

Mis Reyes Magos han tardado 23 años en traérmelo, pero qué alegría cuando lo vi. Por suerte para él, no le hago andar más de la cuenta (no vaya a ser que deje de funcionar), no le hago servir bebidas, ni gasto bromas con su voz distorsionada.

No sé si estará cumpliendo su función programada, pero mientras escribo estas líneas está a mi lado y a mi me parece que es feliz porque me sonríe.

¡Ay Emilio, mi único robot amigo!

 

2 Comments

Post A Reply to Paty Cancel Reply